Todo Linfedema

  1.   SISTEMA LINFÁTICO

Es un sistema complejo formado por una serie de órganos y una red de vasos linfáticos. Cada órgano que constituye dicho sistema posee funciones bien definidas y diferenciadas.

Los vasos linfáticos se encargan de llevar la linfa que se origina a nivel de los tejidos hacia el sistema venoso reincorporándola al torrente circulatorio. Se encuentran presentes en prácticamente todo el organismo (excepto sistema nervioso central, médula ósea y cartílagos). Poseen forma en dedo de guante y se comunican entre sí formando una red de pequeños vasos denominados capilares linfáticos.

La linfa es un líquido de color ligeramente amarillento formado en su mayor proporción (90%) por agua. Asimismo la linfa está constituida por proteínas, que desde el torrente circulatorio han pasado a los tejidos, grasas, restos de células muertas, de bacterias, de células malignas (en el caso de un cáncer) y de células presentes en la sangre como linfocitos. La linfa se depura y es filtrada por los ganglios linfáticos antes de retornar a la circulación general.

Desde los capilares sanguíneos (arterias) sale a los tejidos una cierta cantidad de líquido, que en condiciones normales (90%) es reabsorbido en su mayor parte por los propios capilares (venas). El resto (10%) de los desechos se elimina a través de los vasos linfáticos. En todo el organismo se forman de 1 a2 litros de linfa diarios. El sistema linfático posee una gran capacidad de adaptación, por lo que en situaciones en los que se produce mayor salida de líquido de los capilares hacia los tejidos es capaz de absorber el excedente de linfa evitando su cúmulo.

La linfa proveniente de las distintas regiones del organismo es recogida por varios troncos linfáticos de gran tamaño. En su interior poseen válvulas que permiten la circulación de la linfa en el sentido correcto. Su destino final es el sistema venoso.

A lo largo del recorrido, los vasos del sistema linfático, presentan engrosamientos que corresponden a los ganglios o linfonodos linfáticos. Estos ganglios constituyen una parte fundamental del sistema linfático ya que poseen funciones inmunitarias importantes.

         FUNCIONES DEL SISTEMA LINFÁTICO.

–       Recogida de la linfa que se genera en los tejidos y trasporte de la misma al torrente circulatorio. Manteniendo el equilibrio osmolar del tercer espacio.

–       El sistema linfático juega un papel importante en la  defensa del organismo formando y activando el sistema inmunitario.

–       Ejerce la acción de filtro biológico a nivel del intestino donde el quilo que contiene grandes cantidades de grasa.

01

anatomía linfática

2.       Anatomía Sistema Linfático

El conocimiento de la clasificación, localización y distribución del sistema linfático en nuestro organismo adquiere una importancia a la hora de tener que tratar a un       paciente con patología linfática. La anatomía por sí misma nos brinda la información necesaria para comprender la dirección del drenaje de los diferentes sectores corporales.

El sistema linfático es parte del sistema vascular periférico compuesto por un sistema superficial y otro profundo con estaciones ganglionares o linfonodos intercaladas y conexiones entre ambos.

Los vasos linfáticos, así como los linfonodos linfáticos, se dividen en dos sistemas:

• Sistema superficial o supra- aponeurótico.

• Sistema profundo o sub- aponeurótico.

La aponeurosis superficial separa al sistema profundo del superficial permitiendo que ambos se comuniquen.

El sistema linfático superficial se origina en los diferentes sectores cutáneos. Los colectores se extienden a lo largo de la superficie del tejido adiposo o bien lo penetran.

Normalmente, acompañan a los vasos sanguíneos superficiales.

El sistema linfático profundo, en cambio, se origina en el sistema osteo- músculo- articular. Acompaña a los vasos profundos del miembro.

Los colectores en las extremidades discurren paralelos a las venas y como ellas están dotados de válvulas para asegurar el flujo unidireccional centrípeto.

Los linfáticos primitivos o iniciales, que son capilares de gran tamaño, forman redes en la dermis superficial que confluyen a los precolectores linfáticos, los cuales, son valvulados y presentan musculatura lisa, llevan la linfa unidireccionalmente hacia los colectores de la dermis profunda y del tejido subdérmico, estos a su vez drenan en los linfonodos linfáticos interpuestos en su camino, de los que sale un nuevo grupo de colectores de mayor calibre hacia otros linfonodos o forman colectores de mayor calibre en dirección central, confluyendo en 2 grandes sistemas:

• Los colectores linfáticos de las extremidades inferiores y lumboaórticos confluyen en la cisterna del quilo o de Pecquet, donde sale el conducto torácico, que desemboca en el confluente  yugulosubclavio izquierdo, lugar donde también confluye la linfa de la mitad izquierda de cabeza y cuello, hemitórax izquierdo y miembro superior izquierdo.

• La linfa de la mitad derecha de cabeza y cuello (tronco yugular), hemitórax derecho (tronco broncomediastínico) y miembro superior derecho (tronco subclavio), confluye en la gran vena linfática, que  desemboca en el confluente yugulosubclavio derecho.

Todos los vasos linfáticos (precolectores y colectores) y el conducto torácico tienen unas válvulas que impiden la circulación retrógrada, de tal modo que la circulación se establece en sentido centrípeto, es decir, de distal hacia proximal.

Existen además unas unidades funcionales llamadas linfangiones, que son segmentos de vaso comprendido entre dos válvulas con actividad contráctil ya que poseen células musculares lisas y terminaciones nerviosas, que existen en todos los vasos salvo en los capilares.

La contracción activa del linfangión propulsa la linfa en sentido centrípeto. Los linfangiones se contraen entre 6 y 12 veces por minuto y el estímulo específico para su contracción es la distensión por el líquido en su interior, de manera que a mayor volumen, aumenta la frecuencia de las contracciones. Los linfáticos iniciales, desprovistos de células musculares lisas, se  benefician de la contracción muscular y arteriolar adyacente para contribuir a esta circulación centrípeta que, además, también está favorecida por la presión del líquido intersticial y los movimientos respiratorios.

 

Desde el punto de vista terapéutico- kinésico, el Sistema Linfático Superficial es de especial interés debido a las siguientes causas:

a- A nivel de los miembros la linfostasis interesa la zona comprendida entre la piel y la aponeurosis superficial. Las anastomosis entre el sector superficial y profundo son poco numerosas y funcionales, lo que nos permite explicar a nivel terapéutico, la imposibilidad de una derivación de la linfa hacia el territorio profundo a fin de lograr la evacuación del edema.

b- El sistema linfático superficial predomina volumétricamente sobre el sistema profundo.

c- El sistema superficial es el encargado de transportar el 80% de la carga linfática.

d- A las ya descriptas corrientes linfáticas superficiales denominadas homolaterales (drenan siempre el mismo hemicuerpo ), se agregan las corrientes linfáticas superficiales contralaterales, que nos brindan la posibilidad de evacuar el edema hacia otras regiones contralaterales.

e- Existen corrientes linfáticas tanto en miembro superior como inferior que en su recorrido no hacen estación en los centros ganglionares de axila e ingle respectivamente, lo que permite derivar la linfa hacia otros sectores corporales. Estas corrientes se denominan: corrientes derivativas o transfer.

 023.       FISIOLOGÍA SISTEMA LINFÁTICO

La circulación arterial y venosa interactúan con la linfática merced al equilibrio de Starling, que –en líneas generales- argumenta que, como consecuencia de la presión hidrostática (+/- 30mm/hg a nivel arterial desciende hasta +/-20mm/hg a nivel capilar venoso) produce una filtración (sale de la luz del vaso) hacia el intersticio, mientras que hay una reabsorción (entra a la luz del vaso) hacia el capilar debida a la presión oncótica ( +/- 20mm/hg constante) de proteínas plasmáticas.

03

En condiciones normales la diferencia entre lo que sale al intersticio y lo que vuelve a entrar se denomina filtración linfática neta, que vuelve a la circulación a través del sistema linfático y supone unos 2ml/min en todo el organismo. La cantidad de fluidos y proteínas plasmáticas evacuadas del espacio intersticial a través del sistema linfático por unidad de tiempo se denomina carga linfática y corresponde a 100gr de proteínas/día y a 2 litros de linfa/día a través del conducto torácico, a lo que hay que sumar una medida adicional no mensurable que es evacuada a través de los cortocircuitos linfovenosos existentes en los ganglios.

 

absorción del capilar linfático

absorción del capilar linfático

 

        Equilibrio entre la presión intersticial, la presión hidrostática de los capilares y la presión oncótica de las proteínas plasmáticas.

En condiciones normales la capacidad de transporte del sistema linfático es de más de 10 litros, pudiendo aumentar hasta 20-25 litros si la situación lo requiere. Cuando es necesario se ponen en marcha unos mecanismos compensadores (vías linfáticas colaterales + anastomosis linfolinfáticas y linfovenosas). No obstante, el aumento del diámetro de los vasos provoca una insuficiencia valvular que empeora la capacidad de transporte.

La insuficiencia linfática aparece cuando la carga linfática sobrepasa la capacidad de absorción y compensación del sistema linfático, motivando la aparición de cambios en los tejidos con pérdida progresiva de elasticidad y formación de un edema con alto contenido proteico que supone un potencial caldo de cultivo para infecciones de repetición (celulitis o linfangitis). El mantenimiento de esta situación genera un círculo vicioso que conduce al linfedema crónico y a la fibrosis subcutánea irreversible que en sus últimas consecuencias podría evolucionar excepcionalmente a un linfangiosarcoma.

Para el área de kinesiología, es relevante la presión hidrostática (30-20 mm/hg), ya que es la que queremos imitar. Teniendo en cuenta la pérdida de presión debida a la amortiguación en el espesor del tejido, se puede estimar que no podemos exceder con nuestras manos +/-30-40mm/hg.

4.       QUÉ ES EL LINFEDEMA

El linfedema se define como un aumento anormal de líquido rico en proteínas en el espacio intersticial debido a una alteración de la capacidad de transporte del sistema linfático, que se manifiesta por un incremento del tamaño o hinchazón de una extremidad o región del cuerpo.

Según la Sociedad Internacional de Linfología, el linfedema es un edema con un alto contenido proteico y de bajo flujo, causado por una disminución de la capacidad de transporte del sistema linfático y una reducción de la actividad proteolítica tisular.

Tiene las siguientes características:

  • Exceso de proteínas en el compartimiento intersticial.
  • Aumento del volumen del líquido intersticial.
  • Reacciones inflamatorias crónicas.
  • Proliferación de tejido fibroso.

El linfedema es una enfermedad crónica causada por una insuficiencia mecánica del sistema linfático. El desequilibrio de la homeostasis local, es decir el desequilibrio entre la carga linfática y la disminución de su capacidad de transporte es responsable de:

– La retención de proteínas de un alto peso molecular, cuyo poder oncótico retiene agua creando un edema rico en proteínas. También son retenidos gérmenes, partículas inertes, etc.

– Los procesos infecciosos por la perturbación en la circulación de las células inmunocompetentes (linfangitis, erisipelas).

– Las reacciones inflamatorias- fibrosis: el simple estancamiento de las proteínas desencadena una reacción inflamatoria no infecciosa. Se sugiere una disminución de la degradación del colágeno y una síntesis continua del mismo por los fibroblastos. Estos desórdenes están probablemente ligados a un desequilibrio de la circulación de las células inmuno – competentes (linfocitos y macrófagos).

                            El tratamiento del linfedema no tiene cura pero si solución, usted bajo tratamiento puede tener una vida totalmente normal.

                            Los tratamientos tienen más posibilidades de reducir el exceso de volumen si son instituidos tempranamente en el momento en el que el edema no está todavía formado y organizado.

 

 5.       ETIOLOGÍA Y FISIOPATOLOGÍA: Edema

              I.                    EDEMA POR AUMENTO DEL APORTE LÍQUIDO

             Aumento de la presión hidrostática

  • La presión hidrostática aumenta dentro del sistema venoso en la posición bípeda. Es decir, varía en función de la posición del sujeto. Esto explica el por qué durante la mañana al levantarse los pacientes constatan que el edema desapareció.
  • Las várices constituyen un obstáculo a la circulación venosa. En condiciones fisiológicas, las válvulas dispuestas sobre el trayecto venoso facilitan la circulación de retorno impidiendo el reflujo. Las várices son dilataciones de los vasos, las paredes se distienden y las válvulas pierden su eficacia. Las proteínas sanguíneas atraviesan la pared venosa y se acumulan en el espacio intersticial. Esto puede ser el origen de un edema si el sistema linfático no puede paliar este aporte extra de proteínas.
  • Las flebitis alteran el retorno venoso. El reflujo venoso aumenta la presión hidrostática local. Los vasos se dilatan, las válvulas pierden su función y aumenta la permeabilidad vascular.
  • La insuficiencia cardíaca aumenta la presión venosa por insuficiencia del corazón derecho.

          Disminución de la presión oncótica

La presión oncótica se relaciona con la presencia de proteínas. Las proteínas sanguíneas se oponen al fenómeno de filtración reteniendo el agua dentro del capilar.

El edema de carencia es un ejemplo clínico que manifiesta el exceso de filtración debido a una insuficiencia de proteínas alimentarias.

          Alteración de la pared vascular

La alteración de la membrana vascular constituye un factor capaz de aumentar la permeabilidad. Los elementos que normalmente son retenidos dentro del vaso son filtrados hacia los tejidos causando reacciones inflamatorias que alteran el parénquima vascular. Si el sistema linfático es desbordado en su función aparece un edema.

               II.                  EDEMA POR ALTERACIÓN DEL FLUJO ( DRENAJE ) LINFATICO

El edema originado por aumento del aporte de líquido no involucra al sistema linfático directamente ya que teóricamente puede darse sobre un sistema linfático intacto. Cuando existe un fallo del drenaje se puede hablar de patología linfática propiamente dicha. La alteración del drenaje conduce a la formación de un linfedema.

La incontinencia valvular con estasis o reflujo, congénita o adquirida, puede ser el origen de una insuficiencia linfática. La musculatura propia del linfangión propulsa la linfa en dirección centrípeta. Este mecanismo de drenaje progresivo sólo puede ser posible si las válvulas permanecen indemnes.

PERDIDA DE LA FUNCION LINFATICA

La pérdida de la función linfática puede ser de naturaleza orgánica o funcional.

Entre las causas orgánicas se encuentran:

  • Anomalías de los canales tisulares (espacios prelinfáticos). Por último la estructura físico- química de la sustancia fundamental probablemente se altera en algunos edemas como en los edemas de los ancianos y maleolares (detrás de los tobillos).
  • Anomalías de los colectores iniciales malformados y en número muy reducido que se presentan en linfedemas familiares: corresponde a la enfermedad de Milroy- Nonne o Enfermedad de Meige.
  • Disminución del número de troncos linfáticos ( Hipoplasia ) o de los colectores linfáticos: la hipoplasia constituye el mecanismo propuesto para explicar la existencia de los linfedemas primarios
  • Obstrucción o destrucción de las corrientes linfáticas: la disección ganglionar en la cirugía oncológica y las radiaciones ionizantes ( cobalto, etc. ) que se utilizan en el tratamiento del cáncer, bloquean la circulación linfática. En general el edema aparece después de un período de latencia que oscila entre algunos meses a varios años. También durante los episodios de erisipela, se destruyen los linfáticos cutáneos produciéndose una disfunción local.

En todos los casos de linfedema por bloqueo la dilatación de los colectores linfáticos implica una incompetencia o incluso una destrucción valvular, en donde el vaso colector es incapaz de cumplir su función.

6.       VALORACIÓN DEL LINFEDEMA

En la valoración del paciente con linfedema es necesario registrar una serie de datos que permitan establecer o confirmar el diagnóstico y medir de un modo objetivo la evolución del paciente.

La valoración del linfedema se apoya fundamentalmente en la inspección y exploración de la piel y la medición del volumen (estadio y grado). La medida del volumen (fundamentalmente la circometría) se convierte en un acto rutinario de recogida de datos para determinar la situación de cada paciente y sus necesidades de tratamiento y seguimiento, así como para confirmar la buena evolución de su problema y dar por terminado el seguimiento  especializado para pasar a ser controlado por su médico de cabecera.

         CARACTERISTICAS DEL LINFEDEMA

• Es con frecuencia indoloro. (Flebolinfedemas mayormente dolorosos)

• No se advierten cambios en el color de la piel.

• Es unilateral. Raramente es bilateral, predominando más en un miembro que en el otro.

• Compromete dorso de pie en miembros inferiores y mano en miembros superiores.

• Presenta el signo de Stemmer positivo: dificultad de tomar entre los dedos el pliegue cutáneo. Generalmente se toma en la cara dorsal del la primera falange del segundo dedo del pie.

• Aumento de los pliegues cutáneos a nivel de las articulaciones.

• Los dedos del pie presentan un perímetro cuadrado.

• En todo edema que no se resuelve con el reposo en la noche, reconocemos que el sistema linfático está desbordado en sus funciones o que es incapaz funcionalmente u orgánicamente de completar su función de eliminación de deshechos.

• Procesos infecciosos en el territorio de la insuficiencia linfática refuerzan el diagnóstico.

• En la práctica el diagnóstico positivo es clínico en los edemas instalados luego de un largo tiempo:

– Luego de un tratamiento radio-quirúrgico de cáncer.

– Cuando se constata en el nacimiento, en la infancia o aparece muchos años después.

05

signo de stemmer para diferenciar linfedema

EVOLUCION CLINICA DE LOS LINFEDEMAS: Determinación del estado tisular. Se observan tres diferentes estadios o fases:

1. Fase reversible: se trata de edemas recientes que se caracterizan por ser blandos a la palpación; presentan el signo de Godet (fovea) positivo. No se observan cambios estructurales cutáneos. El edema cede con el reposo.

2. Fase espontáneamente irreversible: con el paso del tiempo el edema se va endureciendo, siendo difícil provocar el signo de Godet. El signo de Stemmer es positivo. Existen cambios tisulares. La piel se engrosa y pueden aparecer los surcos transversales al eje del miembro. Durante esta fase el edema responde al tratamiento kinésico.

3. Elefantiasis de origen linfostático: recibe este nombre porque el miembro edematizado ha alcanzado tal forma y volumen que adquiere el aspecto de una pata de elefante. La piel de la zona afectada se engrosa (paquidermitis). Los pacientes presentan un gran déficit defensivo- inmunitario. Si la elefantiasis al cabo de los años puede malignizarse y dar lugar a un angiosarcoma (síndrome de Stewart-Treves).

CLASIFICACIÓN DEL LINFEDEMA

A. Según su origen:

1- Primarios

El paciente suele haber nacido ya con una alteración congénita de los vasos linfáticos. Puede ser por:

a. Aplasia

b. Hipoplasia

c. Hiperplasia

Dentro de los linfedemas primarios congénitos deben diferenciarse los linfedemas precoces y tardíos. La frontera entre estas dos formas se sitúa a los 35 años de edad. El linfedema primario puede manifestarse bajo la forma de un linfedema post- traumático. Se trata de un traumatismo mínimo luego del cual aparece un edema que no cede y se transforma en un linfedema, por ejemplo luego de un esguince de tobillo.

2- Secundarios

Son los linfedemas adquiridos por diversas causas:

  • Traumática: heridas, contusiones, cicatrices que por su extensión y amplitud impiden que los vasos linfáticos dañados restablezcan una circulación linfática suficiente.
  • Inflamatoria: linfangitis, filariasis ( parásito que penetra por picadura de mosquito y que anida en el sistema linfático ).
  • Tumoral o neoplásico: u otros trastornos de tipo expansivo que en su crecimiento comprimen los vasos linfáticos obstaculizando el drenaje.
  • Iatrogénica.
  • Postquirúrgico: mastectomía, cirugía plástica, safenectomía, cirugía arterial, post cirugía extracorpórea para cirugía cardíaca.
  • Postradioterapia.
  • Post- accidentes: fracturas, traumatismo accidental, quemaduras, mordeduras de animal

 B. Según su topografía pueden ubicarse en:

a. Cara.

b. Miembro superior.

c. Miembro inferior.

d. Hemicuerpo.

e. Genitales.

C. Según la clínica los linfedema se clasifica en:

  • Estadio I o subclínico: Podría corresponder con aquellas pacientes que refieren pesadez en su extremidad pero no hay diferencia en la circunferencia. El 10% de edema no se divisa a la evaluación pero presenta la sintomatología asociada.
  • Estadio II: linfedema reversible con la elevación o reposo del miembro.
  • Estadio III: linfedema irreversible. No hay cambios con la elevación p reposo de la extremidad.
  • Estadio IV: elefantiasis con cambios visibles en la piel.

Grado

Grado 1 = Leve: 2-3 cm. de diferencia. 150-400 ml de volumen total de diferencia. 10-20% diferencia de volumen.

Grado 2 = Moderado 3-5cm. 400-700 ml. 21-40%.

Grado 3 =Grave >5cm. 750 ml. >40%.

7.       DIAGNÓSTICO

Cuando la etiología no ha sido establecida, existe una batería de pruebas que se pueden solicitar. Las pruebas de imagen para este menester conllevan un consumo de recursos, dependen de la experiencia del especialista y además pueden suponer una exposición a irradiación al paciente, por lo que habrán de reservarse para fines de dudas diagnósticas o en caso de requerirse para la planificación de una opción terapéutica como la quirúrgica.

Ecografía ECO DOPLER

• Pletismografía

• Estudio de la microcirculación:

Capilaroscopia

Láser-doppler

Presión O2 transcutánea

• Radioisótopos

Flebografía

Linfografía

Linfografías por contraste

06

Eco Doppler

 

  • 8.       CÁNCER DE MAMA

El linfedema es la secuela más importante del tratamiento de cáncer de mama. Se estima que 1 de cada 4 mujeres desarrollará esta complicación.

El tiempo de aparición del linfedema es variable, pudiendo ser de semanas, meses o años, sin embargo el 75% de los mismos lo hacen el primer año tras la cirugía.

¿QUIÉN TIENE RIESGO DE LINFEDEMA?

Las pacientes con cáncer de mama tratadas con disección (extirpación) ganglionar axilar poseen un riesgo de desarrollar linfedema de hasta un 10%. Si además de la cirugía, reciben radioterapia en la axila el riesgo se incrementa hasta el 20-25 %.

SÍNTOMAS

El linfedema no suele desarrollarse de forma brusca, por lo que los primeros síntomas pueden ser la sensación de pesadez en el brazo o endurecimiento de algunas zonas del mismo, las más habituales son las que soportan una presión como la cara anterior del brazo y la región del codo. Rara vez el aumento de volumen es de forma brusca, por lo que conocer estos primeros síntomas puede evitar el desarrollo posterior del volumen del linfedema instaurando un tratamiento precoz en el centro del linfedema.

Al disminuir la capacidad de eliminar la linfa del brazo, se incrementa el riesgo de infección (linfangitis). Los síntomas de la linfangitis son enrojecimiento de la piel, dolor intenso en el brazo, incremento del edema y fiebre.

El aumento del perímetro del brazo conlleva un cambio en la apariencia física al que la mujer deberá adaptarse. Estos cambios pueden afectar negativamente a su estado de ánimo y a la forma en que la mujer se ve a sí misma y se relaciona con los demás, llegando en muchos casos a deteriorar de forma importante su calidad de vida.

Desarrollar nuevas formas de arreglarse, cuidar su cuerpo y hacer las cosas, incorporando a los hábitos cotidianos las recomendaciones y los ejercicios que el kinesiólogo le dé, es una buena forma de conseguir disminuir las limitaciones que el linfedema puede conllevar y de continuar disfrutando de la vida.

DIAGNÓSTICO DEL LINFEDEMA SECUNDARIO A CÁNCER DE MAMA

Una mujer tratada de cáncer de mama que presente alguna alteración en el brazo del mismo lado, debe consultarlo con su oncólogo y cirujano vascular preriférico para que le realice una exploración clínica y solicite las pruebas que considere oportunas.

Posteriormente, es imprescindible que sea un kinesiólogo especialista el que realice el diagnóstico, la cuantificación, seguimiento y tratamiento del linfedema. El Kinesiólogo es el profesional sanitario capacitado para el tratamiento físico del linfedema mediante Drenaje Linfático Manual y medidas de contención/compresión.

Para evaluar el linfedema los fisioterapeutas emplean un método muy sencillo y eficaz, que consiste en la circometría del brazo.

07

¿CÓMO PREVENIR EL LINFEDEMA LUEGO DEL TRATAMIENTO DE CÁNCER DE MAMA?

Las medidas preventivas para evitar la aparición del linfedema son fundamentales, ya que una vez que se establece el linfedema no existe un tratamiento curativo eficaz.

La prevención del linfedema debe comenzar inmediatamente tras la cirugía y requiere una serie de cuidados diarios por parte de la mujer, así como un seguimiento regular por parte del kinesiólogo que será el encargado de educar a la paciente en los hábitos higiénicos sanitarios adecuados.

Medidas de prevención

Inmediatamente tras la intervención el kinesiólogo debe iniciar un programa de ejercicios respiratorios y movilidad de la mano del brazo afecto.

Progresivamente, se irán introduciendo un mayor número de movimientos, que la paciente deberá llevar a cabo con suavidad y de forma repetitiva. Estos ejercicios pueden ser de utilidad, inmediatamente después del proceso quirúrgico, ya que movilizan la cicatriz.

Cuidados del brazo y mano con riesgo de linfedema

Estos cuidados están basados en 2 principios:

– Evitar el incremento de la producción de linfa, que está directamente relacionado con el flujo de sangre que llega a la extremidad.

– No aumentar el bloqueo de eliminación de la linfa.

El calor excesivo, el ejercicio vigoroso y las infecciones en el brazo incrementan la producción de linfa, por lo que el riesgo de linfedema aumenta. Por otro lado, la ropa apretada y la propia infección pueden favorecer la obstrucción linfática.

Las recomendaciones van dirigidas a evitar ambos factores:

  • Se debe extremar la higiene de la piel del brazo empleando jabones neutros.
  • Es importante secar minuciosamente la piel, sin olvidar los pliegues y la zona entre los dedos.
  • Aplicar crema hidratante tras el lavado.
  • Evitar ropa apretada en el brazo y hombro afectado.
  • El sujetador debe ser apropiado con tirantes anchos y acolchados para evitar comprimir la zona del hombro.
  • Se deben extremar las precauciones para evitar lesiones en la piel del brazo:

– Evitar las extracciones de sangre, vacunas o la administración de medicamentos en ese brazo.

– No tomar la tensión en esa extremidad.

– En el caso de ser diabética: No hacer las determinaciones de glucemia capilar mediante el pinchazo del pulpejo de los dedos en la mano afecta.

– No emplear sustancias tóxicas (lejía, amoniaco) sin llevar guantes en esa mano.

– Se deben extremar las precauciones con la plancha, al manipular estufas o el horno, ya que las quemaduras en el brazo afecto se infectan con facilidad.

– Se deben emplear siempre guantes cuando se utilicen tijeras, cuchillos o cualquier otro utensilio cortante o cuando se realicen labores de jardinería.

  • Utilice siempre dedal para coser.
  • Evitar las mordeduras y arañazos de perros y gatos.
  • Ante cualquier herida en la piel del brazo u hombro, es importante lavarla con agua y jabón y emplear un antiséptico.
  • Cuando se haga la manicura debe evitar:

– Cortar las uñas con tijeras, es preferible el uso de cortaúñas.

– Cortar las cutículas.

– Morderse las uñas o arrancarse los padrastros.

  • Evite el calor excesivo en el brazo:

– No lavar ni fregar con agua muy caliente.

– Evite baños de sol. No tome el sol sin la protección adecuada en el brazo.

– Evite las saunas.

  • No haga ejercicios vigorosos y repetitivos con el brazo.
  • Se puede hacer deporte (tenis, nadar) pero controlando el tiempo del ejercicio.
  • Evite cargar peso con el brazo afecto. No se coloque el bolso en el hombro de ese lado.
  • En el caso de linfedema: no se ponga pulseras, reloj ni anillos en dicho brazo.
  • Emplee maquinilla eléctrica para depilarse la axila.
  • Lleve una dieta sana y evite la obesidad:

– Mantenga una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras y legumbres.

– Ha de ser una dieta hipocalórica que ayude a prevenir la obesidad.

– Evite las comidas con exceso de sal.